E s t u d i o  J u r í d i c o   I n t e g r a l                                                                             Dr. Roberto Carlos Barreiro

                                        E s t u d i o  J u r í d i c o   I n t e g r a l                                                                             Dr. Roberto Carlos Barreiro

Página Web: http://www.estudiojuridicodrbarreiro.com

Exámen registro de conducir

Esta anécdota nos llegó de buena fuente hace unos días atrás. Le ocurrió en Buenos Aires a un reconocido colega penalista especializado en investigación, titular de cátedra y fuente de consulta permanente en varias universidades de nuestro medio.

Por algún descuido este buen hombre perdió el registro de conductor. Como tantos que utilizan a diario su vehículo para trasladarse al lugar de trabajo o a dictar clases en la facultad, estaba francamente desesperado.

Evaluando los pro y los contra de la denuncia policial, y advirtiendo que ella demoraría muchísimo más el trámite del registro hasta que le dieran uno nuevo, fue convenciéndose que los mejor era ir directamente a la dependencia pertinente del Gobierno de la Ciudad a dar un nuevo examen de conductor. Quería solucionar el tema en el momento y retirarse tranquilo enarbolando el carnet.

Se presentó en la Dirección de Tránsito, esperó pacientemente su turno y fue atendido por el personal a cargo. "Primero tiene que dar el examen teórico y si lo aprueba le tomamos en el momento el práctico de manejo y estacionamiento".

Nuestro protagonista comenzó a repasar mentalmente las señales de tránsito esperando su turno. Lo llamaron finalmente por su nombre y llevándolo a una sala apartada un policía de riguroso uniforme le entregó un cuestionario con diez preguntas. "Contéstelo tranquilo que le sobra tiempo", le dijeron.

Los primeros ocho puntos estaban vinculadas a cuestiones de señalización, velocidad en zonas urbanas y prioridad de paso, que el colega contestó con poca dificultad. Para el final, las últimas dos versaban acerca de cuando había dolo y cuándo culpa en un accidente de tránsito.

El penalista sonrío para sus adentros y comenzó a escribir. 

Pocas veces se daría un examen tan completo en relación a estos puntos, pues el examinado era nada menos que un especialista.. Luego de una breve introducción a la teoría del delito, definió el dolo en su aspecto cognoscitivo y conativo, enumerando las distintas corrientes y posturas en relación a la previsión de la causa y el resultado. Con toda vocación docente explicó también la culpa en todas sus dimensiones: culpa con representación, culpa inconsciente, teorías causalista y finalista y el problema de la responsabilidad objetiva. 

Para el final quiso florearse un poco invocando términos y adagios latinos como el "aberractio ictus", el "dolus generalis", "nullum crimen sine culpa" y algunas referencias a Carrara, Beccaría y Bustos Ramírez. 

Cuando entregó el examen seguro y satisfecho, el policía lo miró con asombro. Para responder las dos últimas preguntas había escrito ¡más de cuatro carillas!.

"Espéreme afuera que corrijo y lo llamo", le dijo el uniformado.

Apenas quince minutos después, el policía llamó por su nombre al doctor en derecho y medio tentado le dijo socarronamente. "Disculpame pero estás reprobado. Te explico por si no entendiste nada: dolo es intención y culpa es negligencia. Era lo único que tenías que decir y no lo pusiste en el examen. Igual te felicito, hermano. Realmente tenés un verso y una parla impresionante..."

Blog Stats

  • Total posts(873)
  • Total comments(0)

Forgot your password?